lunes, 12 de septiembre de 2016

El gran museo en busca de un gran debate

Santuario de Pachacamac en 1938, durante la visita de Alberto Giesecke al lugar.
Foto: Repositorio PUCP, vía Arqueología Jovelos.

Este tema ya se venía cocinando a fuego lento durante unos tres años y de pronto, en los últimos días, adquirió dimensiones de fuego de pradera. ¿Vamos o no vamos con el prometido Museo Nacional de Arqueología, MUNA? 

Como señalé en la nota anterior, la falta de información ha sido quizás el mayor desencadenante de esta situación, donde han aparecido críticos, cuestionadores y enemigos por doquier. Con razón o sin razón, no se puede negar su impacto sobre este proceso. Y a esto se suma la falta de foros para debatir de manera seria un proyecto de tal dimensión.

Esta vez el abogado patrimonialista, Alberto Martorell, comparte su posición sobre el controvertido proyecto. Él es presidente del comité peruano de ICOMOS, la mayor organización internacional sobre patrimonio, y asesora de UNESCO en temas de patrimonio mundial.

Si bien no comparto necesariamente sus puntos de vista, expande el panorama de ideas y propuestas que debió estar presente desde el principio:

Alberto Martorell, Presidente ICOMOS-Perú
"El anhelo de un verdadero MUSEO NACIONAL está una vez más en debate. Todo peruano de bien desea que contemos con un museo, (un sistema de museos) que ponga nuestra cultura en el nivel que le corresponde. La visión del museo que deseamos debe ser ampliamente debatida.

Los detalles técnicos, características, ubicación, condiciones ambientales y otros factores deben ser objeto de la participación de los mejores expertos.

La forma de construir una política cultural coherente pasa por dar lugar a mecanismos que fortalezcan identidad y pertenencia, de tal forma que la obra que se decida hacer sea un mecanismo de empoderamiento de los valores ancestrales y consuetudinarios.

Esto no se ha realizado. En cambio se ha pretendido imponer un proyecto poco socializado y seriamente criticado.

UN MUSEO DE LA PERUANIDAD, NO UN MUSEO ARQUEOLÓGICO 

Nuestro ser nacional tiene raíces que se pierden en un pasado remoto. Lo evidenció una campaña como Lima Milenaria. Su acierto es no detenerse en la Lima prehispánica, sino que sea sostenido, que se trata de una continua evolución histórica con diversas etapas que resumen la peruanidad.

Igual visión hay que aplicar en todo el territorio: nuestra historia es un continuum que requerimos entender integralmente. Sólo así lograremos una identidad compartida, tejida desde hace miles de años hasta un presente continuo.

Si se pretende construir un museo que se dedique solo a determinadas etapas de la historia nacional, no estamos contribuyendo a entender nuestra unidad histórica.

Ad portas del Bicentenario de nuestra Independencia el proyecto de Museo Nacional debe constituirse en un hito re-fundacional y de encuentro. (Es, además, un error usar el término “arqueología” de manera restringida a lo prehispánico).

LA INTANGIBILIDAD DE PACHACAMAC

Asociado al Patrimonio Mundial a través del Qhapaq Ñan, el área de Pachacamac debe ser respetada. Cualquier intervención tiene que ser parte de un proceso coherente de planificación que, en este caso, no encontramos.

El “Plan de Manejo del Santuario Arqueológico de Pachacamac” (D.S. 004-2014-MC) sostiene “El principio de mínima intervención…, respetuosa de la autenticidad de los contextos culturales y paisajísticos”.

Museo de Sitio de Pachacamac, inaugurado en 2016. Foto: JLizarzaburu.
¿OPACAR EL MUSEO DE SITIO? 

Los recursos del sector Cultura son escasos. Una de las pocas obras de los últimos años es el Museo de Sitio de Pachacamac. ¿Qué sentido tiene construir un megamuseo que lo opacará?

¿ALEJAR EL MUSEO DE LOS CIUDADANOS? 

Sabemos cuán difícil es involucrar a la población en los proyectos culturales. La ubicación del MNAAH en Pueblo Libre es especialmente privilegiada, por su accesibilidad desde los extremos de la ciudad. ¿Cuánto separa los densamente poblados distritos del norte de Pachacamac?

Hay, sin duda otros aspectos clave a considerar.

Alfonso Castrillón en un reciente post en La mula, nos ilustra: “Es importante saber qué tipo de patrimonio, materiales y cantidad, guardará el futuro museo y el potencial educativo de la colección. Esto tiene que definirse desde el principio… para cumplir cabalmente con sus funciones, planificando su sostenibilidad.”.

Me temo que en el proyecto del MUNA no se sabe ni siquiera con aproximación técnica lo qué contendrá.

Se puede perder así la gran oportunidad histórica de llegar al Bicentenario contando con un Museo Nacional que sea el hito del encuentro histórico nacional a partir del cual construir un país unido en su multiplicidad cultural.

Eso sin olvidar la grave carencia de museos regionales, que deberían ser impulsados desde una propuesta coherente de Sistema Nacional encabezado por el Museo Nacional.

Se ha dicho que en Pueblo Libre no es posible pensar en un museo que complemente el actual, con las condiciones modernas requeridas, pues el Sector Defensa no cedería el espacio del Cuartel Bolívar.

Un proyecto de la magnitud de un Museo Nacional, si es bien planteado, no podrá ser detenido por sector o ministro alguno.

Invitamos a la flamante gestión del Ministro Nieto a proseguir con el detallado análisis anunciado, y liderar una profunda reflexión que nos lleve a contar con el Museo de la Nación que deseamos y merecemos".

----

La actual gestión del ministro Jorge Nieto debe anunciar en las próximas semanas cuál será la decisión de este gobierno.  Seguiremos informando.



13 comentarios:

  1. Me parece acertado el comentario. Considero que un debate sobre la ubicación debe de contar con propuestas desde el campo de la urbanística y el ordenamiento del territorio. Donde la accesibilidad juega un papel fundamental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido olenamente José Ignacio. Un Museo debe entenderse desde el urbanismo y ser un referente social. La accesibilidas es clave.

      Eliminar
  2. No me parece adecuado construir una mole de 7 pisos en un área Intangible, aparte que el diseño gris de Concreto rompe con el paisaje cultural.
    Sin olvidar que el costo de conservación de los bienes es mayor por su cercanía al mar y la napa freática.

    Ese costo se puede repartir en los diferentes museos de sitio del Perú que están olvidados a si suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo inadecuado por ese caso sino por el mensaje social. ¿cómo podrá el Monisterio de Cultura pedir respeto en el caso de ptras áreas intangibles?

      Eliminar
  3. No hay que olvidar casos como el museo Metropolitano de Lima que por falta de mantenimiento tuvo que cerrar.

    ResponderEliminar
  4. Cierto. Y otros museos langyudecen aquí y allá por lo mismo.

    ResponderEliminar
  5. Concuerdo plenamente con lo expresado por el Dr. Martorell , es lo más claro y razonable que se ha escrito hasta ahora sobre él MUNA.

    ResponderEliminar
  6. Bien Alberto, bien Javier por ampliar las opiniones. Nos quedan menos de 5 años, empecemos ya el debate, no esperemos a la autoridad, conocemos que sus tiempos no son los nuestros.

    ResponderEliminar
  7. totalmente de acuerdo con el Dr. Martorell, a cuantos va beneficiar ese proyecto de inversión publica, definitivamente al distrito de Pachacamac, Lurin, Villa el Salvador y la Molina, y que hay de los demás distritos que se encuentran en el extremo norte?? he escuchado comentarios que dicen que ellos pueden ir al Museo Larco o a otro museo privado, habría que señalar que esos museos exhiben piezas solo de una región del país, por lo tanto su muestra es restringida, ademas de ser piezas sin contexto, porque ninguno de ellos se recuperaron en el marco de un proyecto de investigación, en cambio el MAAHP y el Museo de la Nación albergan y exhiben piezas de las diversas culturas desarrolladas a nivel nacional; y por ultimo como bien refiere el Dr. Martorell si ya existe un museo de sitio en Pachacamac, porque saturar el monumento con otra edificación de mayor dimensión que se proyecta a ser un elefante blanco, como muchas obras de inversión publicas que se encuentran abandonados, en desuso, sin traer beneficio a la sociedad civil. Es hora de ser mas responsables con el uso del dinero del estado, que es de todos los peruanos.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué posibilidades tendría un residente de Comas de ir al posible museo en Lurín? ¿Qué postal podremos rescatar del milenario santuario de Pachacámac con una megaconstrucción al lado? ¿Qué estudios se hicieron para exacavar los suelos aledaños a un santuario milenario?

    Hace más de 20 años fui al terreno en el que hoy está Jardines de la Paz de La Molina. Encontramos momias de fetos, niños y adultos, además de spondylus, vasijas y figurines, supongo que Puruchuco o del cacicazgo de Manchay. Hoy yace el camposanto, sin que hayan estudios profundos sobre esta riquísima zona arqueológica. Esto se repetirá en Pachacámac si se levanta este monstruo desorganizado.

    ResponderEliminar
  9. Comentario recibido vía email del Dr. Enrique González-Carré. Ex Director del MNAAHP en Pueblo Libre, y del INC. Él se desempeña como Director de Actividades Culturales de la PUCP.

    Señor
    Javier Lizarzaburu
    Presente

    Estimado Javier:

    Lamentamos que la información sobre el Proyecto del Museo Nacional de Arqueología, en adelante MUNA por sus siglas, recién se empieza a difundir. Hasta el momento había información parcial, distorsionada y difundida no oficialmente por el Ministerio de Cultura.

    Un Museo como el que se intenta hacer no solo es un proyecto cultural importante sino se vincula con la investigación histórica, la promoción cultural, la función educativa y el desarrollo turístico.

    No es un asunto de arqueólogos y arquitectos sino de muchos otros especialistas y es un proyecto que deben conocer todos los peruanos ya que contribuye decididamente a la valoración de un sector muy importante del Patrimonio Cultural del Perú.

    Permítame algunos comentarios:

    1. Es importante empezar puntualizando que este Museo no figura en los planes de gobierno del señor Ollanta Humala. En los denominados “La Gran Transformación” y la “Hoja de Ruta”, no había una sola palabra sobre el sector cultura. Al anterior gobierno no le interesaba el tema de la cultura y sospecho que tampoco lo entendía.

    Por lo tanto, la idea del MUNA se origina en los años 2013 y 2014 en la imaginativa mente de algún funcionario del Ministerio de Cultura. La idea original se gestionó y desarrollo hasta convertirse en un proyecto que era de conocimiento de algunos especialistas y tuvo un nacimiento semiclandestino para la mayoría interesada en estos temas y para todos los peruanos.

    Se debió promover un intercambio de ideas con la comunidad académica, con el sector turismo, con los especialistas en museos y con varios otros especialistas cuya opinión era indispensable.

    Esto dio como resultado que la idea original del MUNA no se legitimó socialmente y menos aún se trasformó en una política cultural del estado peruano, lo que le hubiera dado fuerza y reconocimiento.

    2. La ubicación en Pachacamac, donde ya existe un museo, recién inaugurado, que se verá afectado con la construcción del MUNA, no es lo más conveniente.

    La ubicación de un Museo, de las características del MUNA, es un asunto de urbanistas, arquitectos, sociólogos urbanos, ambientalistas y otros especialistas.

    Se dice que por razones de financiamiento no se pudo conseguir un terreno con mejor ubicación a pesar que existen cuarteles desocupados en Pueblo Libre.

    Se dice que otros terrenos de propiedad del ministerio de Defensa no son cedidos. Claro, si el proyecto MUNA no tiene respaldo social, no es un proyecto político del estado peruano y no ha tenido, ni tiene, un apoyo permanente del Ejecutivo para proponerlo como necesidad pública de educación y desarrollo, jamás encontraran mejores terrenos y apoyo.

    ResponderEliminar
  10. Parte 2/ de la carta del Dr. González Carré:


    3. ¿Por qué un Museo nacional de Arqueología y solo de Arqueología? Pienso que la historia y la cultura de los pueblos andinos originarios tiene un periodo prehispánico pero continúa desarrollándose con diversas modalidades, durante la Colonia, la República y hasta nuestros tiempos.

    Es decir, hay una continuidad que debe ser expuesta y explicada en el muevo museo. Lo andino no solo es arqueológico, son también tradiciones, costumbres y la cultura inmaterial y viva y contemporánea.

    La arqueología y la etnología son los caminos para conocer lo andino antiguo y contemporáneo. Los moches prehispánicos tendrán vinculación con los moches contemporáneos que debe ser explicada.

    El nuevo museo debe ser de Arqueología y Etnología o de Antropología y Arqueología en cuanto al concepto de su contenido.

    4. El Museo Nacional de Pueblo Libre tiene un proyecto completo de modernización que fue detenido y marginado de manera incomprensible por quienes dirigieron el ministerio de Cultura entre los años 2013 y el 2016 antes del cambio de gobierno.

    Se impidió toda ayuda para este proyecto y un ministro de aquellos tiempos lo trató de vetusto sin sospechar que el Museo de Pueblo Libre es emblemático del desarrollo de los estudios históricos y antropológicos en el Perú.

    El proyecto de modernización del Museo de Pueblo Libre es producto de un concurso, tiene expediente completo y opinión favorable del Ministerio de Economía en aquel momento.

    Los que deseaban construir el MUNA, no tenían por qué oponerse a modernizar Pueblo Libre. Debemos recordar que la Biblioteca Nacional tiene local moderno, pero su local antiguo ha sido reacondicionado y sigue prestando servicios importantes.

    ¿Por qué se atentó contra el Museo de Pueblo Libre, que hoy estaría totalmente modernizado?

    Pueblo Libre será siempre Museo de Historia porque parte de su local es la Casa de los Libertadores, San Martín y Bolívar lo que condiciona su función. Debe presentar una imagen completa de la Historia del Perú y sigue siendo el Museo que recibe a la mayor cantidad de estudiantes y visitantes.

    5. El MUNA tiene un costo muy superior a todo el Presupuesto Anual del Ministerio de Cultura y este costo puede incrementarse por los trabajos de impermeabilización que tendrán que hacer en el terreno por la presencia de agua.

    La inversión anual en mantenimiento y personal será largamente superior a lo que se invierte anualmente en casi 90 museos a nivel nacional que dependen del estado. La inversión en museografía también deberá tener un alto costo.

    Creemos que sería necesario y conveniente intentar gestionar un apoyo internacional de financiamiento que ayudaría mucho.

    Finalmente, nadie debe estar en desacuerdo con un nuevo Museo, pero de Arqueología y Etnología. Con un proyecto público, consensuado, con apoyo social y político. Con un correcto contenido museográfico y ubicado en el lugar más adecuado.


    Atentamente
    Enrique González Carré
    Ex Director del Museo Nacional de Arqueología,
    Antropología e Historia del Perú
    Ex Director Nacional de INC

    ResponderEliminar
  11. Quizás debe acondicionarse el Museo de Pueblo Libre para guardar los tesoros de nuestras culturas pues considero que los Museos de todas partes del Mundo son centrales para poder ser visitados por la población y por los que los visitan, no creo que debemos pensar a 100 años igual se puede conservar desde el museo existente habilitándolo debidamente. No estoy de acuerdo con el "no conservadorismo"
    Gracias y saludos
    Ana Dolores Temple

    ResponderEliminar