miércoles, 9 de septiembre de 2015

Por qué Hollywood no filmará en Lima y lo que queda por hacer

La casona de la familia Truel en la Av. Emancipación como luce hoy (hacer clic en las imágenes para agrandarlas).  Foto: JL.
Magdalena Truel Larrabure es una heroína de la Segunda Guerra Mundial. Había nacido en Lima en 1904 y vivió después en Europa, donde apoyó la resistencia francesa. Después de salvar muchas vidas es capturada por los nazis y muere en un campo de concentración en Alemania en 1945, a pocas horas del fin del conflicto. Es un tema que capturó el interés de Hollywood para llevarla a la pantalla grande. Pero algo no encajaba: Lima.

La familia Truel en su casona de Lima. Magdalena es la niña vestida de blanco, al frente. Foto: Archivo familia Truel.
Truel había vivido con su familia en la casona que tenían en la entonces calle Arequipa N°54, hoy cuadra dos de la Av. Emancipación*, y su historia es narrada en “Estación Final”, libro de Hugo Coya, periodista y escritor peruano. Esta fue la obra de no ficción más vendida en el Perú en 2010.

Uno de los productores es Branko Lustig, entre cuyos créditos están las célebres: Gladiador, La Lista de Schindler y Hannibal (como parte de otros equipos). Lustig, además, ha ganado dos veces un Óscar (Schindler y Gladiador).

“Yo, por supuesto, estaba muy interesado en que se pudiera filmar aquí”, señala Hugo Coya cuando nos reunimos en un café de Miraflores. El equipo estuvo varias veces en Lima en el último año tratando de buscar locaciones para filmar la primera etapa de la vida de Magdalena.

“Como buen peruano, quería dar a conocer al mundo lo que fue la ciudad más importante de Sudamérica”, cuenta. Para ellos, y por la calidad de las producciones a las que están acostumbrados, era necesario ubicar lugares, arquitectura y barrios con historia, con autenticidad, con valor. Cuando lo buscamos vimos que Lima lo había perdido”, se lamenta.

En el primer viaje lo primero que hicieron fue ir a la casa donde vivió Magdalena en el Centro, y se dieron con un lugar donde solo queda una fachada, y tapiada, tal como se ve en la foto que abre esta nota.

“Todo lo que se veía eran casonas antiguas y al costado edificios monstruosos. Hermosas plazas, junto a edificios que no guardan ninguna relación con el conjunto arquitectónico… Hasta que uno de los productores me dijo ‘¡esto es un crimen!, ¿por qué han destrozado una ciudad con tanta historia?”

“Lo primero que sentí fue vergüenza, porque yo estaba muy emocionado con que pudiéramos hacerlo aquí”.

Sigue un resumen de la conversación:
El autor del libro, Hugo Coya. Foto: Accióninformativa.wordpress.
¿Entonces ya no filmarán nada en Lima?
El equipo todavía está en proceso de evaluación. Algo se filmará pero no todo lo que se esperaba. Otras opciones que se están considerando son Vilna [capital de Lituania] y Málaga [España], que pueden representar cómo era Lima a principios del siglo XX.

¿Por qué Vilna?
Bueno, es una ciudad muy pequeña pero que ha conservado mucho de su arquitectura. Lo que están buscando es un conjunto arquitectónico compacto, que represente esa época.

¿Y qué espacios de Lima usarían?
Serán localizaciones muy precisas. Algunas posibilidades son la Plaza Francia; tal vez el atrio de la Catedral; alguna zona de Barranco. El periodo que se piensa representar es entre 1914 y 1920.

Ellos pensaban que la selección de lugares iba a ser más fácil
Se pensaba ya tener resuelto este tema, pero no contaban con que la situación de Lima los obligaría a buscar otras locaciones, que también encarece la producción, y ha retrasado el inicio de la filmación.

¿Están considerando alguna otra ciudad en América Latina?
Buenos Aires es otra posibilidad, porque hay partes de la ciudad que pueden ser similares al periodo, pero también por cuestión de costos y estímulos. Argentina tiene una ley muy fuerte en relación a estímulos para filmaciones.

Queda claro que Lima perdió una oportunidad
Definitivamente. No hay la menor duda. Te lo digo con pena, con rabia. Porque mira, conseguimos una historia interesante, que le agrade a un gran estudio de Hollywood, una gran oportunidad para mostrar la ciudad, su historia, nuestra cultura, y a la hora que vamos a buscar la realidad es terrible.

Pero alguna gente te dirá ‘el centro tenía que modernizarse’, las casas no podían seguir cayéndose de viejas
Es cierto, parcialmente. Pero ahora que estamos en esta búsqueda de ciudades, he visto que hay otros lugares con menos historia y menos riqueza que la nuestra y tienen mucho mejor conservado lo que les queda. ¡Y eso genera dinero!

El aspecto comercial de la recuperación…
Así es. ¡Son ciudades que están haciendo dinero con su historia! Al final, conservar es un buen negocio. Entonces, se puede modernizar pero sin destruir el entorno. Se podría haber guardado cierta armonía con el conjunto.

Después de esta experiencia qué opciones crees que existen todavía para Lima
La opción es que debería haber desde el más alto nivel una política de preservación. Crear un patronato que se dedique a generar estímulos para los que todavía son dueños de esas casonas y quieren protegerlas.

Y qué te sugiere la cercanía del Bicentenario en este contexto
Yo estoy seguro, con esta experiencia de la película, que Lima podría ser un gran polo de atracción para otros proyectos fílmicos si contáramos con una política agresiva de preservación y conservación.

Tenemos un gran pretexto…
Así es. Porque qué hace a Lima diferente: que es la más histórica de toda Sudamérica. Entonces hay que luchar por eso que nos hace singulares, distintos, originales. Porque si nos volvemos como todas las otras ciudades, pierde todo sentido.

***

Fachada de la casona en Av. Emancipación. Foto: JL.
----------
* Hugo Coya cuenta que Magdalena tiene que dejar el Perú porque sus padres habían muerto y la familia se había empobrecido. La muerte del padre se produjo tras el incendio en la tienda El Pergamino, el 17 de febrero de 1910 (exactamente entre las calles Baquíjano y Minería, que destruye toda la cuadra entera y provoca, con el paso de los años, que se construya en ese mismo lugar el Palais Concert). Ese fue uno de los peores incendios en el Centro Histórico que se tengan registro en los primeros años del siglo XX.

La película debería llegar a los cines en enero de 2017.

16 comentarios:

  1. Terrible lo que se narra, terrible. Da mucho bronca leer este post y habernos insensibilizado los limeños al extremo de no interesarnos si la ciudad se cae apedazos y es demolida por las inmobiliarias. Muy penoso, me mató la mañana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo son las inmobiliarias estimado, el centro histórico ha sido mas que todo por desidia de las autoridades, de las mismas personas que no valoran el centro histórico y lo vuelven galerías, campos feriales, centros comerciales, y muchos de los que ocupan esas casonas, que construyen sin licencia, por la falta de cultura, es penoso y triste

      Eliminar
    2. No, Koke!! No quería acabar con tus valiosos días de esta manera :)
      Broma aparte, cómo sensibilizarnos de manera efectiva sobre este tema

      Eliminar
  2. La otra opción, para levantarme yo mismo la moral es hacer la película en digital. Reconstruir toda esa calle tal cuál fue en esa época y trabajarla con pantalla verde. Tendríamos una evidencia y recuerdo digital. Cómo siempre... al buen estilo peruano: el mal menor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo digital puede ayudar, en una película histórica, pero no reemplaza lo q no existe y esto el ojo humano percibe bien. A menos q hagas algo tipo 300

      Eliminar
    2. Plata, y para que el digital salga bien tienen que tener un equipo estilo el señor de los anillos.

      Eliminar
  3. Una lastima leer poco a poco y ver lo poco o nada lo que le interesan a las autoridades en nuestro pais, solo destruir nuestro legado y levantar edificios para llenarse los bolsillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudio, pero nosotros tambien somos resposables en cierta medida. No exigir a las autoridades es permitit esa destruccion,

      Eliminar
  4. Lima no ha tenido autoridades preocupadas por la cultura, sino por la moda o lo que estaba en boga. El llamado "Centro Histórico", tugurizado, descuidado y en casos abandonado, fue perdiendo su encanto. La modernidad no va reñida con la historia, pero si con la itgnorancia de autoridades poco letradas, pero sí mercantilizadas, que todo lo ven hierro y cemento, sin tener noción del paisaje urbano (vean lo que ha hecho el alcalde amarillo con el inicio de la Avenida Arequipa y el cruce con 28 de Julio). Cuando improvisados asumen cargos de gobierno, lo primero que hacen es ver dónde pueden ser recordados. Pocos limenos orgullosos como Porras Barrenechea, como Pedro Benvenutto Murrieta, recorrieron y nos presentaron en sus obras una Lima con prestancia, con historia, con señorío. Felipe Pinglo Alva nos legó este vals De vuelta al barrio, que resume historia y añoranzas. "De nuevo al retornar al barrio que dejé
    La Guardia Vieja de hoy, son los muchachos de ayer…
    No existe ya el café ni el criollo restaurant
    ni el italiano está donde era su vender
    Ha muerto doña Cruz que juntito al solar se solía poner,
    a realizar su venta al atardecer de picantes y té…
    No hay ya los picarones de la buena Isabel…
    todo, todo se ha ido, los años al correr.

    Barrio de mi ilusión, de ti yo me alejé
    pensando que al rodar no fuera el mundo cruel,
    las glorias de otros tiempos procuro retornar
    y el pendón de tu nombre orgulloso paseé
    hoy de nuevo al llegar cansado de la lid,
    a los nuevos bohemios les entrego mi pendón
    para que lo conserven y siempre hagan flamear
    celoso de su barrio y de su tradición… "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis Miguel, muy claro y bien sazonado texto

      Eliminar
  5. Hay!! esta Lima, o diré estas autoridades que le tocan a ciudad capital que cada vez pareciera que va perdiendo el interés valorativo por lo suyo. La locación se pone en sepia por ahí. Por su puesto es lamentable cada vez más descocadas, sin sangre, o con sangre que no logra irrigar todas las neuronas y los sentimientos no llegan al sillón o las decisiones sabias. Me recuerda a una escena en el film "el señor de los anillos" -Las Dos Torres ( de los Libros III y IV JJ Tolkien) Saruman cuya pasión por el poder se hace servil de Sauron da indicaciones a Trasgos y Rohirrim a tumbar arboles para las industrias de la guerra, de la esclavitud...Cambian y transforman todo a su alrededor, tan igual que suceden en ciudades como Lima y lo que puede ya estar pasando en muchas otras al interior del Perú, es una verdadera lástima que por ahora Hollywood no encuentre locaciones integrales y auténticas en patrimonio histórico como el caso de Lima aún mas con las historias que tan impactantes narra Hugo.
    Los Truel tuvieron su vida difícil segada por el silencio vago y hueco que conduce la pobreza en una ciudad de eco airado por la guerra del 14, duele más que en el campo...luego ahí según la trama de Hugo, luego de quemado el hogar aparece el Palaice concert de Abraham. Seguro podría existir una producción que evalúe el costo/beneficio de trabajar con montajes en 3D o con pantallas verdes para recrearlo todo, quisiera creer que así lo deciden y entonces tendríamos ala industria Hollywoodense que pueda ver más cosas en Perú, un país de locaciones sin igual asi como Escocia, España o Groelandia donde sirven mucho...
    El tema de la industria del cine provoca otras posibilidades de recaudo por parte de quienes deberían administrar con amor e inteligencia su patrimonio histórico y cultural, así que en ciudades donde además de su modernidad y confort viven logrando de su patrimonio nuevos valores, me decía mi abuelo: "del cuero sale la correa", de igual manera podría hacerse con algunos casos en patrimonio arqueológico. Hay mucho que cambiar en cuanto a la manera de asumir el patrimonio, ya es tiempo y comparto con Hugo, Javier y los demás la necesidad de hacerlo desde un colectivo.
    Amo el cine y lo que representa como Arte, me apasiona enormemente las buenas historias y la literatura y el patrimonio es un insumo fundamental.

    Saludos a todos.

    Un abrazo Javier

    Jorge

    ResponderEliminar
  6. Una de las cuidades mejor conservada es Quito, ecuador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Y un estupendo ejemplo de gestión de un centro histórico, segun la Unesco

      Eliminar
    2. Una lástima que tengan que ocurrir hechos como éste en estos tiempos en los que se intenta "vender una marca del país". Seguimos sentados en el banco de oro.

      Eliminar
    3. Estimada Raquel, efectivamente, es una lástima. Pero no olvidemos que a pesar de todo lo destruido en el centro historico todavia quedan en pie mas de 700 monumentos. Eso nos toca proteger y recuperar. Mas aun, de cara al Bicentenario.

      Eliminar